La diferencia entre el adoquín y el Sanpietrino está tanto en la forma como en la técnica. El sanpietrino es un bloque de estructura cúbica truncada en forma de pirámide, mientras que el adoquín es un elemento cuya forma se asemeja más o menos a la de un cubo obtenido mediante máquinas cortadoras. También llamados «Sanpietrini» como sinónimo de adoquines, proporcionan, con su adaptabilidad, la solución ideal para cualquier tipo de superficie. Combinan un alto contenido estético y tecnológico y pueden adaptarse a cualquier tipo de ambiente y temperatura. La forma obtenida por el corte mecánico, y la gran variedad de colores, permiten a los instaladores ofrecer múltiples soluciones estéticas, que van desde la clásica instalación en arco de contraste, hasta las colocaciones de cola de pavo real más buscadas o los patrones geométricos. Hoy en día, los adoquines siguen siendo uno de los tipos de pavimentos más populares utilizados en la construcción de vías de acceso privadas o públicas, tanto para vehículos como para peatones.
Los principales puntos fuertes de este tipo de pavimento son su alta resistencia a la carga (en función del tamaño del cubo), la durabilidad, la versatilidad de la instalación, la capacidad de seguir armoniosamente las pendientes del terreno, el bajo deslizamiento de la superficie, la capacidad de crear patrones geométricos (p. ej., una instalación arqueada) y, por último, pero no por ello menos importante, su encanto tradicional. La superficie superior (y casi siempre la inferior) del adoquín tiene una superficie natural de cantera, sin excesiva rugosidad, para permitir un cómodo pisoteo, mientras que las cuatro caras laterales están partidas, por lo tanto, mucho más rugosas. Los diferentes bordes del adoquín no tienen que ser idénticos y las diferentes caras no son necesariamente ortogonales entre sí. Estos elementos tienen una excelente resistencia al desgaste, un buen coeficiente de fricción y son adaptables a las diferentes situaciones del mobiliario urbano.

Máquinas de procesamiento ADOQUÍN/SANPIETRINO

Plantas con máquinas automatizadas de tipo cerrado, personalizables en sistemas de alimentación y modelos de máquinas.

Pequeñas líneas automáticas compuestas por una cinta de alimentación y una máquina cerrada, ideales para la producción de adoquines para pavimentación o listones.

Máquinas manuales con estructura abierta, individuales. La piedra se puede manipular varias veces con facilidad gracias a la presencia del banco de trabajo.

Rellene el formulario y cuéntenos sus necesidades.

Encuentre la solución adecuada para usted.